Comuníquese  |  Limitación de Responsabilidad
OFICINA SAN DIEGO
225 Broadway Ste 900
San Diego, CA 92101
TEL: 619·234-8467
FAX: 619·687-2666
OFICINA EL CENTRO
1699 W. Main St. Suite D
El Centro, CA 92243
TEL: 760-335-3510
FAX: 760-335-3610
About Us

 

En Memoria de Ruben

Rubén Kairy era el menor de cuatro hijos nacidos en una familia judía en Port Said, Egipto, el 14 de marzo de 1925. Uno de sus primeros trabajos fue como camarero en el Canal de Suez. Cuando estalló la guerra de 1948 en Israel, las cosas se pusieron difíciles para él en Egipto, así que se mudó a Europa donde vivió durante varios años antes de establecerse con su familia en Lima, Perú.

 

En 1962, se casó con Colleen O'Gara y tuvieron dos hijos, Jacques y Suzanne. Se dedicó al tenis de mesa como jugador y, más tarde, como árbitro internacional. Eventualmente arbitró partidos a nivel de Campeonato Mundial e incluso los Juegos Olímpicos.

 

Después de un asalto brutal en 1989, se mudó a San Diego para estar cerca de sus hijos. Comenzó a tomar cursos de interpretación en el Tribunal de San Diego. En 1993, a los 68 años, la edad en la que la mayoría pensaría en jubilarse, comenzó a trabajar en la Defensoría Federal, donde permaneció durante los siguientes 23 años.

 

 


 

En Memoria de Carmen

 

Carmen Alicia comenzó su carrera como intérprete de conferencias en la Ciudad de México. Más tarde, en el Estado de Veracruz, trabajó como intérprete para el Gobernador del Estado. Como Intérprete de la Corte Certificada por el Estado de California, trabajó en declaraciones juradas y en el Tribunal Superior de San Diego. Como Intérprete de la Corte Federal Certificada, trabajó en el Distrito Sur de California. Ella enseñó para los programas de Intérprete de la Corte, en SDSU y en la Escuela de Interpretación del Sur de California. Durante varios años, también tuvo una agencia de traducción e interpretación.

 

Carmen Alicia se incorporó al FDSDI en julio de 2006, donde fue una excelente intérprete y traductora y la persona a la que se dirigía no sólo por la terminología y el conocimiento del sur de la frontera, sino también por cualquier tipo de consejo, ya que era muy sabia. También fue una gran compañera de trabajo y amiga que siempre estuvo dispuesta a ayudar. Ella inspiró a todos en FDSDI con su fuerza y su actitud positiva frente a su enfermedad, que finalmente terminó con su vida en octubre de 2015.

 

 

 

 

 


 

En Memoria de Ben

 

Ben Solís, III nació en Hale Center, Texas en septiembre de 1967. A la temprana edad de 22 años, siendo el alma aventurera que era, Ben se dirigió a la hermosa San Diego donde rápidamente se dio cuenta de que este era su verdadero hogar. Todo el mundo conocía a Ben o llegaría a conocerlo en cuestión de minutos, ya que fácilmente hacía amigos rápidamente porque siempre hacía una gran entrada dondequiera que iba.

 

Ben tuvo una exitosa carrera de 24 años con los Defensores Federales de San Diego, Inc. (FDSDI) a partir de 1990. Con el tiempo se convirtió en uno de sus mejores especialistas en litigios informáticos, un cargo que le daría mucha notoriedad en su profesión entre sus colegas de todo el país. También pasó un tiempo con el Defensor Público Federal para el Distrito Sur de Texas en McAllen, Texas a partir de 2003 porque pensó que volver a casa sería una buena idea. Aunque hizo muchos amigos cercanos allí y se divirtió inmensamente (por supuesto, ¿dónde no lo hizo?), su corazón siempre estaba en San Diego, así que cuando tuvo la oportunidad de regresar al FDSDI en 2006, la aprovechó.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

En Memoria de Frank

 

Frank Mangan nació en el Bronx, N.Y. el 3 de noviembre de 1942. Se unió a los Hermanos Maristas después del bachillerato, pero decidió que la vida monástica no era para él y volvió a la universidad.

 

Frank se graduó de la Universidad Católica con un título en ingeniería mecánica. Fue Ingeniero de General Electric en la División de Energía Nuclear. Después de trabajar 6 años en ese campo, decidió convertirse en abogado. Se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santa Clara, donde se graduó summa cum laude en 1973 y fue secretario del juez Stanley Mosk del Tribunal Supremo de California.
Frank fue a trabajar para el Defensor Federal de San Diego en 1973 como abogado litigante. En 1976, dejó la Defensoría Federal para dirigir la sucursal en San José de la Defensoría Pública Federal del Distrito Norte de California. Frank abrió su propia práctica de defensa criminal en 1978, donde defendió a muchos clientes de alto perfil tanto en tribunales federales como estatales, incluyendo al famoso hacker telefónico, Captain Crunch, Hell's Angels' Sonny Barger y al abogado tributario de los ricos, Harry Margolis.

 

Frank regresó a la oficina de Defensores Federales en San Diego en 1995 como abogado litigante principal. Frank dirigió el "New Attorney Training Committee" de la oficina, enseñando a los abogados jóvenes cómo convertirse en litigantes superiores con un profundo conocimiento del derecho penal federal y asegurando que cada generación de abogados defensores federales ofrezca una representación de calidad a sus clientes.

 

Frank sirvió en la oficina como Abogado Jefe de Juicio desde 2002-05. Fue Director Ejecutivo en funciones de enero de 2004 a mayo de 2005. Posteriormente asumió el cargo de Litigador Senior/Asistente Especial del Director Ejecutivo. Permaneció activamente involucrado en la supervisión y capacitación de los abogados litigantes más jóvenes del Defensor Federal hasta el final. Será muy extrañado por varias generaciones de abogados de defensa criminal; todos lo suficientemente afortunados como para haber llamado a Frank su mentor.

 



En Memoria de Ben
Entre los principales legados de John Cleary a FDSDI fue el haber traído a Benjamin Franklin Rayborn a la familia de defensorías federales. Ben, quien sabía más sobre el campo jurídico que muchos abogados, trabajó para FDSDI por más de treinta años. Como Investigador Asistente en Jefe participó en la redacción de miles de alegatos legales. Su capacitación en leyes fue el resultado de su propias experiencias como recluso.

Ben fue un héroe atípico. J. Edgar Hoover le denominó "el peor gánster salido de la Segunda Guerra Mundial." De hecho, apenas con veintiún años, Ben dirigía una banda auto-denominada la Pandilla Bennie-Denny. En 1946, aún teniendo veintiún años, fue procesado por asaltar un banco y el Estado de Kentucky le impuso pena perpetua. Al año siguiente, sumando cargos por armas de fuego, el gobierno federal le impuso treinta años.

Ben inició su condena bajo la custodia de las autoridades penitenciarias de Kentucky. Allí Ben vio cuán injusto podía ser el sistema de "justicia". La prisión no contaba con plomería, la comida era incomible, y se permitía a los guardias golpear a los presos. Es más, a ellos ni se les permitía leer libros sobre temas legales. En 1952 Ben provocó un disturbio para protestar aquellas condiciones. En seguida fue clasificado de "incorregible" y el Estado de Kentucky llegó a preocuparse tanto por su influencia, que decidió transferirlo a una prisión federal.

Ben llegó a Alcatraz en 1952. Fue prisionero ejemplar y empezó a trabajar en la biblioteca de la prisión. Poco a poco, llegó a ser un administrador de la prisión y fue en Alcatraz donde Ben empezó a capacitarse en leyes. Aprendió por su cuenta y llegó a ser un incomparable "abogado en prisión". Le ayudaba a otros presos a escribir alegatos, peticiones y recursos, contribuyendo a que cientos de ellos recibieran reducciones en sus penas y otras reparaciones judiciales. Finalmente, Ben no solamente tuvo éxito en reducir su propia pena federal de treinta a veinte años, sino que además exitosamente argumentó que Kentucky había abandonado su poder de jurisdicción sobre él, perdiendo por lo tanto el derecho de forzarlo a completar su pena estatal.

Después de ser liberado, Ben fue detenido y condenado en Tennessee por asalto bancario. De nuevo Ben logró reducir su sentencia de dieciocho a diez años, y otra vez le ayudó a cientos de reclusos a recibir reparaciones judiciales. Ben empezó a enseñar derecho constitucional a sus compañeros en la prisión y también les daba clases para pasar el examen de equivalencia al bachillerato (G.E.D.). Fue por estas actividades que entró en contacto con John Cleary, quien se quedó tan impresionado con la labor de Ben, que le ofreció empleo en el Programa de Asistencia Legal para Reclusos de la Universidad de Emory. Cuando John Cleary se mudó a San Diego para liderar la nueva oficina de Federal Defenders, convenció a Ben a que colaborara en la lucha por los derechos de las personas de bajos recursos.

En Federal Defenders Ben fue Investigador Asistente en Jefe de 1971 a 2004, años durante los cuales escribió cientos de alegatos para apelaciones ante el Noveno Circuito y la Corte Suprema. Ayudó a capacitar, guiar e inspirar a los abogados de Federal Defenders, siendo indispensable en la formación de la oficina y en establecer su prestigio a nivel nacional. Lamentablemente, falleció apenas una semana después de haberse jubilado. Siempre lo recordaremos por su gran generosidad y espíritu.

 


*El material que se encuentra en esta página Web se limita a fines informativos. No debe considerarse como asesoramiento legal y no se garantiza que el material esté completo ni actualizado. El uso de este sitio no conlleva la intención de crear, ni su recepción constituye una relación de abogado-cliente entre el usuario y Federal Defenders of San Diego, Inc. (FDSDI) o cualquiera de los abogados de esta oficina. Los lectores no deben basarse en esta información ni hacer uso de la misma sin previo asesoramiento profesional. Ver la sección de Limitación de Responsabilidad