Comuníquese  |  Limitación de Responsabilidad
OFICINA SAN DIEGO
225 Broadway Ste 900
San Diego, CA 92101
TEL: 619·234-8467
FAX: 619·687-2666
OFICINA EL CENTRO
1699 W. Main St. Suite D
El Centro, CA 92243
TEL: 760-335-3510
FAX: 760-335-3610
About Us
Acerca de Ben Rayborn

In Loving Memory of Ben
Entre los principales legados de John Cleary a FDSDI fue el haber traído a Benjamin Franklin Rayborn a la familia de defensorías federales. Ben, quien sabía más sobre el campo jurídico que muchos abogados, trabajó para FDSDI por más de treinta años. Como Investigador Asistente en Jefe participó en la redacción de miles de alegatos legales. Su capacitación en leyes fue el resultado de su propias experiencias como recluso.

Ben fue un héroe atípico. J. Edgar Hoover le denominó "el peor gánster salido de la Segunda Guerra Mundial." De hecho, apenas con veintiún años, Ben dirigía una banda auto-denominada la Pandilla Bennie-Denny. En 1946, aún teniendo veintiún años, fue procesado por asaltar un banco y el Estado de Kentucky le impuso pena perpetua. Al año siguiente, sumando cargos por armas de fuego, el gobierno federal le impuso treinta años.

Ben inició su condena bajo la custodia de las autoridades penitenciarias de Kentucky. Allí Ben vio cuán injusto podía ser el sistema de "justicia". La prisión no contaba con plomería, la comida era incomible, y se permitía a los guardias golpear a los presos. Es más, a ellos ni se les permitía leer libros sobre temas legales. En 1952 Ben provocó un disturbio para protestar aquellas condiciones. En seguida fue clasificado de "incorregible" y el Estado de Kentucky llegó a preocuparse tanto por su influencia, que decidió transferirlo a una prisión federal.

Ben llegó a Alcatraz en 1952. Fue prisionero ejemplar y empezó a trabajar en la biblioteca de la prisión. Poco a poco, llegó a ser un administrador de la prisión y fue en Alcatraz donde Ben empezó a capacitarse en leyes. Aprendió por su cuenta y llegó a ser un incomparable "abogado en prisión". Le ayudaba a otros presos a escribir alegatos, peticiones y recursos, contribuyendo a que cientos de ellos recibieran reducciones en sus penas y otras reparaciones judiciales. Finalmente, Ben no solamente tuvo éxito en reducir su propia pena federal de treinta a veinte años, sino que además exitosamente argumentó que Kentucky había abandonado su poder de jurisdicción sobre él, perdiendo por lo tanto el derecho de forzarlo a completar su pena estatal.

Después de ser liberado, Ben fue detenido y condenado en Tennessee por asalto bancario. De nuevo Ben logró reducir su sentencia de dieciocho a diez años, y otra vez le ayudó a cientos de reclusos a recibir reparaciones judiciales. Ben empezó a enseñar derecho constitucional a sus compañeros en la prisión y también les daba clases para pasar el examen de equivalencia al bachillerato (G.E.D.). Fue por estas actividades que entró en contacto con John Cleary, quien se quedó tan impresionado con la labor de Ben, que le ofreció empleo en el Programa de Asistencia Legal para Reclusos de la Universidad de Emory. Cuando John Cleary se mudó a San Diego para liderar la nueva oficina de Federal Defenders, convenció a Ben a que colaborara en la lucha por los derechos de las personas de bajos recursos.

En Federal Defenders Ben fue Investigador Asistente en Jefe de 1971 a 2004, años durante los cuales escribió cientos de alegatos para apelaciones ante el Noveno Circuito y la Corte Suprema. Ayudó a capacitar, guiar e inspirar a los abogados de Federal Defenders, siendo indispensable en la formación de la oficina y en establecer su prestigio a nivel nacional. Lamentablemente, falleció apenas una semana después de haberse jubilado. Siempre lo recordaremos por su gran generosidad y espíritu.

 


*El material que se encuentra en esta página Web se limita a fines informativos. No debe considerarse como asesoramiento legal y no se garantiza que el material esté completo ni actualizado. El uso de este sitio no conlleva la intención de crear, ni su recepción constituye una relación de abogado-cliente entre el usuario y Federal Defenders of San Diego, Inc. (FDSDI) o cualquiera de los abogados de esta oficina. Los lectores no deben basarse en esta información ni hacer uso de la misma sin previo asesoramiento profesional. Ver la sección de Limitación de Responsabilidad